29ª Edición

2001

El interés de Lotte Reiniger por el diseño fue inspirado por sus padres que le introdujeron en el mundo del arte en una etapa muy temprana de su vida. Pero fue una conferencia del cineasta Paul Weneger la que le abrió los ojos a las fantásticas posibilidades del cine, en particular del cine de animación.

Encanto, gracia, delicadeza y belleza, aderezadas con chispa e ingenio – así podemos describir en pocas palabras las películas de siluetas de Lotte Reiniger que son poesía con un toque femenino. Son historias llenas de imaginación, alegría y magia, la magia y el hechizo que sienten todos los que ven sus imágenes. También resultó mágico en la historia del cine cómo Lotte Reiniger fue capaz de completar su primer largometraje de animación, el primero de sus características alguna vez realizado. Durante tres largos años (de 1923 a 1926) ella completó este increible trabajo. El arte de Lotte con las tijeras daba un soplo de vida al papel inerte, y con sólo unos cuantos movimientos creaba sus personajes que fascinaban al público y que eran fácilmente entendidos por todos, ya fueran princesas de cuento de hadas, gallardos soldados, amantes, o el pequeño sastrecillo valiente.

Lotte Reiniger, que pasó una gran parte de su vida en otros países. por lo que fue conocida fuera mejor que en su propio país, creó 40 películas de siluetas. Nadie ha logrado jamás igualar el talento único que ella poseía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario