28ª Edición

2000

BUENA VISTA SOCIAL CLUB

LA HABANA, TEXAS

Cuando el guitarrista americano Ry Cooder, allá por 1996, decidió que había llegado el momento de darle una nueva oportunidad al viejo son cubano y de hacer resurgir, cual aves fénix, a unos viejitos soneros ya jubilados, probablemente no imaginaba el alcance de su proyecto. Canciones legendarias del acervo musical cubano como "Chan Chan", "Dos gardenias", "Veinte años" o "El cuarto de Tula" iban a volver a dar la vuelta al mundo, se iban a vender miles y miles de discos, a abarrotarse las salas de conciertos y a derramarse litros y litros de tinta acerca de un fenómeno que parece inexplicable. Pero es que, a este mundo ruidoso de hoy en día, el viejo son cubano le ha traído el silencio, la sabiduría y la emoción. Y allí está la clave de su éxito.

Ry Cooder, viejo amigo de Wim Wenders y colaborador suyo (ha compuesta, entre otras, la banda sonora de su película "París, Texas"), convenció al cineasta alemán de que en la música y en la vida de estos soneros había un excelente material cinematográfico. Y Wim Wenders, que es también un reconocido melómano, no lo dudó ni un instante. Pero estaba claro que en esta ocasión no iba a filmar la agonía de un anciano moribundo – como hizo en "Lightning over water" con Nicholas Ray –, sino que iba asistir al fascinante espectáculo de la juventud eterna de unos viejitos que siguen bebiendo la vida a grandes sorbos. Wenders, lejos de todo artificio y con una gran humildad, filma a Compay Segundo, Ibrahim Ferrer o Rubén González recorriendo las calles llenas de vida de La Habana, espía sus conservaciones, se introduce en sus ensayos y sus actuaciones, y capta, absorto, esa lágrima que se desliza por el rostro de Omara Portuondo. Lágrimas negras que hablan de esa estrecha relación que guardan la música y la vida en la isla caribeña. Y es que, tal como señala el propio Ry Cooder, en Cuba la música fluye como un río.

Luis Lles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario